Trajes de niña El Abanico

El Albero Flamenco - 23 mayo, 2018

VIRGEN DEL CARMEN EN MÁLAGA

El Albero Flamenco - 23 mayo, 2018

Buen año en El Rocio y buena gente

El Albero Flamenco - 23 mayo, 2018
ABANICO
Virgen
Buen

Buen año en El Rocio y buena gente. El Rocío convoca cada primavera en su término de Almonte, en la Pascua de Pentecostés con la simbólica venida del Espíritu Santo, a cientos de miles de personas procedentes desde los más recónditos lugares para proclamar su íntima devoción de fe a la Virgen del Rocío, a esa Blanca Paloma, Reina de las Marismas, Señora de las Rocinas, y muchos otros sinónimos que designan a la Madre de Dios. Hablamos de una de las devociones marianas más carismáticas de la religiosidad popular cuya peregrinación a su aldea es buen hito de las manifestaciones culturales más relevantes del pueblo andaluz.

Sobre su origen histórico existen poéticas narraciones que presentan los rasgos comunes de todas las invenciones o apariciones legendarias de imágenes marianas. Cuentan que, durante el siglo XV, un buen cazador de la antigua Mures -Villamanrique de la Condesa- fue al sitio de Las Rocinas a apacentar el ganado o a cazar. Allí, entre zarzales, halló la imagen, colocada en la chueca de un acebuche. La figura “era de talla, y su belleza peregrina. Vestíase de una túnica de lino entre blanca, y verde, y era su portentosa hermosura atractivo aun para la imaginación más libertina.” En aquel paraje decidieron levantar un templo en honor de la Virgen aunque la historiografía arroja datos previos sobre la existencia de un lugar de culto en aquella zona por tiempos del reinado de Alfonso X el Sabio.

 

Buen año en El Rocio y buena gente. El Rocío convoca cada primavera en su término de Almonte, en la Pascua de Pentecostés con la simbólica venida del Espíritu Santo, a cientos de miles de personas procedentes desde los más recónditos lugares para proclamar su íntima devoción de fe a la Virgen del Rocío, a esa Blanca Paloma, Reina de las Marismas, Señora, de las Rocinas, y muchos otros sinónimos que designan a la Madre de Dios. Hablamos de una de las devociones marianas más carismáticas de la religiosidad popular cuya peregrinación a su aldea es buen hito de las manifestaciones culturales más relevantes del pueblo andaluz.

Sobre su origen histórico existen poéticas narraciones que presentan los rasgos comunes de todas las invenciones o apariciones legendarias de imágenes marianas. Cuentan que, durante el siglo XV, un buen cazador de la antigua Mures – Villamanrique de la Condesa – fue al sitio de Las Rocinas a apacentar el ganado o a cazar. Allí, entre zarzales, halló la imagen, colocada en la chueca de un acebuche. La figura “era de talla, y su belleza peregrina. Vestíase de una túnica de lino entre blanca, y verde, y era su portentosa hermosura atractivo aun para la imaginación más libertina. “En aquel paraje decidieron levantar un templo en honor de la Virgen aunque la historiografía arroja datos previos sobre la existencia de un lugar de culto en aquella zona por tiempos del reinado de Alfonso X el Sabio.

 

Buen año en El Rocio y buena gente. El Rocío convoca cada primavera en su término de Almonte, en la Pascua de Pentecostés con la simbólica venida del Espíritu Santo, a cientos de miles de personas procedentes desde los más recónditos lugares para proclamar su íntima devoción de fe a la Virgen del Rocío, a esa Blanca Paloma, Reina de las Marismas, Señora de las Rocinas, y muchos otros sinónimos que designan a la Madre de Dios. Hablamos de una de las devociones marianas más carismáticas de la religiosidad popular cuya peregrinación a su aldea es buen hito de las manifestaciones culturales más relevantes del pueblo andaluz.

Sobre su origen histórico existen poéticas narraciones que presentan los rasgos comunes de todas las invenciones o apariciones legendarias de imágenes marianas. Cuentan que, durante el siglo XV, un buen cazador de la antigua Mures -Villamanrique de la Condesa- fue al sitio de Las Rocinas a apacentar el ganado o a cazar. Allí, entre zarzales, halló la imagen, colocada en la chueca de un acebuche. La figura “era de talla, y su belleza peregrina. Vestíase de una túnica de lino entre blanca, y verde, y era su portentosa hermosura atractivo aun para la imaginación más libertina.” En aquel paraje decidieron levantar un templo en honor de la Virgen aunque la historiografía arroja datos previos sobre la existencia de un lugar de culto en aquella zona por tiempos del reinado de Alfonso X el Sabio.

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies